header

banner_quienes_somos
Indice del artículo
Historia
home
Todas las páginas

El 14 de diciembre de 2005, justo diez años después de que El Salvador se conectara en forma directa a Internet, se logró la conexión a la Red Avanzada mundial, conocida en algunos países como Internet 2.

En El Salvador, esta conectividad fue gestionada y lograda por un conjunto de instituciones de educación superior pioneras en el desarrollo tecnológico que, juntando esfuerzo y recursos, y trabajando en coordinación con la Asociación CLARA (Cooperación LatinoAmericana de Redes Avanzadas) (www.redclara.net) y su red, así como con DANTE (Delivery of Advanced Network Technology for Europe) (www.dante.net) en Europa, establecieron este hito fundamental en el camino salvadoreño hacia el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

Los orígenes

Después de muchos años de que varios latinoamericanos soñaran y anhelaran poder construir algún tipo de red y esfuerzo colaborativo en el continente, en forma providencial la Comisión Europea tomó la iniciativa de realizar un proceso de consulta con la mayoría de países latinoamericanos, y convocó a aquéllos a los que pudo contactar en junio 2002, para un encuentro en Toledo, España.

Entre estos países se encontraba El Salvador que, junto con otras once naciones de Latinoamérica, firmaron la Declaración de Toledo. Entre otras cosas, esta Declaración establece que “es necesaria la existencia de redes nacionales de investigación y educación” y “se acuerda la cooperación en el desarrollo de redes nacionales en los países donde no los hubiere, y la creación de un espacio de coordinación para su integración y desarrollo coordinado regional”.

La Comisión Europea, a partir de la intención confirmada por estos países latinoamericanos, y contando con la activa colaboración de sus interlocutores iniciales en cada país firmante, decidió lanzar la iniciativa de la conformación de una red troncal a lo largo de todo el continente latinoamericano que conectase a un número de dieciocho países en Latinoamérica, potenciales contrapartes del proyecto, entre sí y con las redes académicas de Europa, representadas por la red de redes GEANT (www.geant.net) y apoyadas técnicamente por DANTE. De este modo, la Comisión Europea inicia el proyecto ALICE (América Latina Interconectada Con Europa) (alice.dante.net), que en términos generales se halla bajo el programa @LIS (America Latina Information Society).

El planteamiento básico fue que la Comisión Europea aportaría el 80% de los fondos y América Latina debía contribuir con el 20% restante de un total aprobado de 12 millones de euros para un proyecto de tres años. Los objetivos fundamentales de este proyecto ALICE eran lograr conectar un mínimo de 7 países latinoamericanos, especialmente los de renta menor, por medio de una troncal o backbone específicamente diseñado y construido para Latinoamérica.

Un año después, en México, en junio de 2003, se constituyó formalmente la Cooperación LatinoAmericana de Redes Avanzadas (CLARA), con la firma de trece países de la región, entre los que comparece El Salvador, representado por la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) (www.uca.edu.sv), a nombre de RAICES (www.raices.org.sv), que aun no contaba con una personería jurídica.

A la fecha, 14 países latinoamericanos lograron conectarse a la Red CLARA, superando los objetivos iniciales. El Salvador fue el undécimo país en conectarse, lo que ocurrió en Diciembre de 2005, como se mencionó antes.